La bici

por elcolumnista.net

LA MENTE HIPSTER

IBAN SILVÁN

Francia prevé premiar al que vaya al trabajo en bici con unos céntimos de euro. Ya está Francia, dejando de lado el centralismo y la burocracia que tanto le merman, rescatando la bicicleta que es suya casi desde el principio, la vieja bicicleta parisina o la bicicleta ganadora del Tour de Francia –la cosa más bella que he visto yo es la llegada del Tour de Francia, apagado y exhausto, a París. No les lucen ni los colores de los maillots. Lo que yo no sabía cuando vi llegar a Indurain aquel año es que el Tour de Francia lo pierden todos.

Pero Francia lo que quiere es rescatar la bicicleta y ganar, que hasta a la Gran Guerra fueron los franceses en bicicleta, en taxi o en bicicleta, las dos cosas, cuando la bicicleta se diría que es precisamente lo que no sirve para la guerra.

París quiere recuperar el perfil de la bicicleta, la bicicleta beckettiana, que Beckett estaba obsesionado con las bicicletas, la bicicleta de “Esperando a Godot”, si es que Godot era el último ciclista del Tour de Francia. La bicicleta. Que Francia es ciclista desde los sucios cullotes, que Francia hizo la revolución en cullottes, antes de los cullottes de la bici.

La bici es pacifista y es misteriosa, porque convierte en máquina la energía biológica del hombre, y la multiplica, para mí, incomprensiblemente. Mi Física llega hasta la bici, hasta mi bici de niño, y allí se apaga para siempre, perdida en sentimentalismo e inconmensurabilidades.

La bici avanza haciendo ciclos. La bici es la autonomía del hombre que avanza, algo así como el famoso truco de la bombilla que se ilumina y flota a la vez.

La bicicleta es, pues, kantiana, pues la mueve el propio hombre y sin embargo avanza. Es del teatro del absurdo y es surrealista. Es hippie y es pacifista. Es ecológica y es antinuclear. Tenemos que hacer de la bicicleta una nueva vaca sagrada. El Monsieur Hulot de Tati aún se pasea en bici por París. Lo que no le veo yo es pasarse a cobrar los eurillos del inmenso y terrible Estado francés.

Anuncios